Saltar al contenido
Silla salvaescaleras curva Caravaca Simotec Afrodita abierta parking inferior

Silla salvaescaleras curva en Caravaca

    Mercedes buscaba una solución salvaescaleras para su padre, quien padece una enfermedad degenerativa y tiene por ello serios problemas de movilidad. Se trataba de instalar una silla salvaescaleras curva en su vivienda de Caravaca, con la que hacer accesible las dos alturas de la casa, salvando el desnivel que separaba la planta baja del primer piso.

    Mercedes contactó con nosotros, por recomendación de la ortopedia Nature de Caravaca. Como ortopedia colaboradora de Simotec Elevación SL, además de un amplio abanico de soluciones y ayudas técnicas propias de su actividad principal, en la ortopedia Nature ofrecen también a sus clientes los servicios de instalación, reparación y mantenimiento de sillas salvaescaleras, plataformas inclinadas y elevadores de corto recorrido.

    Según nos comentó la clienta, desde hacía tiempo estaban pensando en la instalación de una silla salvaescaleras, pero fue al ver nuestros catálogos en la ortopedia Nature, con imágenes de las distintas soluciones de accesibilidad disponibles, cuando se decidieron a pedir información y llamarnos para solicitar un presupuesto sin compromiso.

    La escalera, con una sencilla configuración hasta un primer piso, con curva parking y curva intermedia de 180 grados, no suponía ningún problema para la instalación de cualquiera de nuestros modelos de sillas salvaescaleras curvas. Por este motivo, la decisión final debía basarse más en las preferencias del cliente que en las exigencias de su escalera.

    En un principio, el comercial que realizó la visita, explicó las diferencias entre las sillas instaladas con un raíl (sillas salvaescaleras mono-raíl) y las que necesitan dos raíles. Puesto que les interesaba que su silla fuera lo más pegada posible a la barandilla, se le recomendó el sistema de doble raíl.

    Por otra parte, se les indicaron cuáles de nuestras sillas salvaescaleras contaban con dicho sistema, así como las ventajas, los diferentes acabados a elegir y los tapizados disponibles con cada uno de nuestros modelos, para que pudieran decidir libremente sobre la silla que más les convenciera.

    En la visita, nuestro responsable comercial pudo comprobar que pese a tratarse de una configuración bastante sencilla, la entrada a la vivienda quedaba justo frente a la escalera. A derecha e izquierda, el rellano tenía dos puertas, por lo que cualquier instalación con el inicio del raíl estándar dejaría la máquina aparcada en mitad del rellano de entrada, siendo un obstáculo para acceder a cualquiera de las puertas. Esto se resolvía con una curva a 180 grados, que permitía dejar aparcada la silla salvaescaleras fuera de la zona de paso.

    Después de dos semanas de la visita y entrega de presupuestos sin compromiso, Mercedes se puso en contacto con nosotros para confirmar la compra de nuestra silla curva modelo Afrodita para poner el pedido en marcha e iniciar el proceso de medición, realización de planos y producción a medida del raíl cuanto antes.

    En cuanto estuvo listo el salvaescaleras, acordamos con la clienta el día de instalación. Conforme a lo planificado, todo fue según lo previsto por nuestros técnicos, dejando la silla perfectamente funcionando al terminar la jornada.

    Mercedes y su padre quedaron realmente satisfechos con el trabajo de Simotec, tanto en el asesoramiento comercial como en la parte técnica, y por supuesto, con la mejora de calidad de vida que la silla salvaescaleras iba a suponer en su día a día.